Todos creemos conocer que es una adicción, algunas personas piensan que es un vicio, que la persona tiene fuerza para salir de ella si de verdad quiere. Otras personas, piensan que los adictos no son buena gente, que es mejor no interactuar con ellos. Incluso que es un problema
de falta de educación y/o clase social.
Bajo mi punto de vista, una persona enferma que sufre una adicción es única e irrepetible, no podemos concluir si tiene o no estudios, si es buen o mal ciudadano, tal como puede pasar con un diabético, o un enfermo de cáncer. Es cierto que algunas características de personalidad si
pueden ser semejantes, pero no tantas como creemos.


La persona que sufre una adicción, suele tener un deseo irrefrenable hacia la conducta adictiva. Irrefrenable, significa que él solo no es capaz de dejar de consumir, su cabeza le bombardea de forma automática al consumo, o la realización de la conducta adictiva.
Normalmente, se necesita de un apoyo externo que le guie en el proceso de desintoxicación, y generación de nuevos hábitos saludables.
Para algunos adictos este primer paso les cuesta mucho y tienen que suceder graves sucesos o accidentes para dejarse ayudar, en algunas ocasiones tiene tanto miedo a dejar de consumir
que dicen que quieren tratarse aun sabiendo que no quieren ni intentarlo, por contentar a corto plazo a sus familiares o seres queridos, por no perder a sus hijos, su trabajo, etc.
Frecuentemente la primera entrevista para tratar a alguien con problemas de adicciones no suele ser con el paciente, sino con los familiares, y es aquí donde para mí empieza el tratamiento, en esta primera sesión la idea es trazar un plan de acercamiento al paciente ajustado a las necesidades y características de éste.
Por mi experiencia, aunque el paciente parezca que no quiere dejar de consumir, no es así, es por evitar el miedo a las consecuencias de dejarlo, por sentirse mal, por tener que afrontar la cruda realidad, es lo que les lleva a seguir consumiendo.
Una vez dado el primer paso, falta ver qué tipo de tratamiento puede beneficiar más al paciente; hay diferentes tipos y metodologías, desde centros de deshabituación aguda, donde es ingresado durante 7 a 21 días, a tratamiento psicológico individual y/o grupal, psiquiátrico y medicamentoso de forma ambulatoria; otra forma de tratamiento son las sesiones diarias grupales de dos o tres horas de duración, los centros de día, y por último los centros de atención 24H de larga duración. En función del estado y disponibilidad del paciente se podrá
elegir algunas de estos tratamientos.
Muchas veces el encuadre terapéutico más que perfecto debe ser realista, adecuándolo a una serie de circunstancias, personales, familiares, temporales y/o económicas, etc. Es muy
recomendable que el paciente diseñe junto con el terapeuta el proceso de tratamiento, e ir redefiniendo logros progresivos conseguibles y cumplibles.
Desde psicologia360, valoramos todas estas variables, disponemos de sesiones individuales ambulatorias individuales y grupales, diarias de larga duración, semanales y quincenales, también tenemos grupos para familiares. Por mi experiencia las sesiones on-line ayudan a
realizar las sesiones cómodamente, los grupos son más homogéneos y fáciles de conseguir y el precio es más asequible que los tratamientos presenciales individuales y grupales.
Prueba nuestra metodología, veras como te atendemos y ayudamos, estaremos cerca de ti.

Iván Martin. Experto en adicciones.