fbpx
Tiempo de lectura: 2 min 40 s

¿Quién no tiene ganas de escapar de esta situación pandémica? Hay muchas personas que ya no aguantan más, que parece que no le quedan fuerzas para seguir resistiendo esta embestida de la vida. Muchos artículos de grandes estudiosos hablan de fatiga pandémica, de la peor crisis
económica en cincuenta años, de que las enfermedades mentales serán la siguiente ola. Escapar ¿Quieres escapar de la pandemia?

Escapar ¿Quieres escapar de la pandemia?
Escapar ¿Quieres escapar de la pandemia?


Pero ¿por qué algunas personas resisten mejor que otras? Esta claro que uno de los factores es la resiliencia “es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas”, y uno de esos factores que promueve la resiliencia es la sensación de poder escapar de esta situación en un corto periodo de tiempo.


Hemos flexibilizado y modificado, para sobrevivir, grandes circunstancias de la vida, nuestra movilidad, usar mascarillas, cerrar trabajos, aislarnos en casa tres meses o más, no socializar con amigos, familiares ni compañeros, teletrabajar y cuidar niños al mismo tiempo, dejar de abrazar,
no despedirnos de nuestros seres queridos en sus últimos días…


Cuando los adolescentes o no tan adolescentes, van a fiestas, o la gente se salta las normas, la mayoría de ellos lo que están intentando es escapar de este problemón, creen que si no, no aguantarían, se romperían por dentro y por fuera. Quizás tengan razón.

Esa necesidad de tener la opción de escapar, aunque sea un ratito, ayuda a la persona a tener la sensación de poder resistir internamente al problema.

2 formas de entender la resiliencia

Creo que sería adecuado generar opciones de escape menos dañinos para la sociedad en general, ya que lo que parece evadirte de un drama lo único que hace es atarnos más a él, con más muertes, y por consiguiente más restricciones. Hay países que han optado por dejar hacer actividades al aire libre, incluso de forma comunitaria, como ir al campo, hacer deporte en
exteriores, ir a la playa. Considero que son formas de escape más respetuosas con las medidas COVID, y reduce daños.

Habrá muchas personas que tengan gran fuerza de voluntad, crean en los científicos y cumplan las recomendaciones de forma perfecta. Considero que su motivación es la misma, “pasar” cuanto antes esta situación traumática, para volver a una situación sin restricciones; ahora que
llegan las vacunas, se volverán a vislumbrar opciones para poder escapar de esta situación.


Las dos formas de entender la resiliencia tiene puntos débiles, si el suceso traumático se cronifica mucho en el tiempo, las repercusiones psicológicas pueden ser devastadoras.

Las dos formas de entender la resiliencia tiene puntos débiles, si el suceso traumático se cronifica mucho en el tiempo, las repercusiones psicológicas pueden ser devastadoras.


Es necesario buscar pequeños escapes de la realidad, cuidar el ocio, realizar deporte, acudir si fuera necesario a un psicólogo para hablar sobre estos u otros problemas. No quiero olvidarme de la protección social, necesaria para no morir de hambre o frio, saber que aunque estemos muy mal tenemos cobijo, alimento y abrigo.

Conclusión

En definitiva, ante este suceso traumático de larga duración debemos protegernos anímicamente, con soluciones sencillas y con apoyo mutuo, con actividades distractoras para eliminar la monotonía y la generación de alegría.
Sentir que tarde o temprano podremos escapar y volver a restituir nuestra libertad.

Ya queda menos, escaparemos

Autor:

Ivan Martin - Psicología 360

Iván Martín

Director psicólogos en Psicología 360 y socio fundador
Psicólogo clínico, terapeuta ocupacional y grupal, especializado en trastornos de personalidad y adicciones. Licenciado en Psicología clínica por la UNED. Máster en terapia cognitivo conductual. Técnico en inserción laboral con amplia experiencia en técnicas de gestión de equipos.

Deja una respuesta